100809805_g.jpg

Koldo Saratxaga ha publicado recientemente el libro: “Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente“. Su apuesta: creer en las personas. Se trata de una filosofía. De hecho, él afirma no creer en los instrumentos de gestión prefabricados que suelen vender los consultores al uso. Por el contrario, asegura que la clave está en las personas. Sólo es cuestión de darles la oportunidad de aportar sus conocimientos y su creatividad.

Algunas ideas de este libro.

– La empresa es un proyecto compartido. La clave es que haya mucha comunicación. Escuchar las opiniones dispares, ceder muchas veces, y así hasta llegar a unos objetivos comunes, a un proyecto compartido. Según sus palabras: “Se trata de hacer de la diversidad un valor

– La nueva organización que Sarachaga propone se basa en el trabajo en equipo: “Los equipos nos permiten que las personas se ilusionen y disfruten con sus nuevos retos, que surjan nuevas personas con capacidad de liderar y de tomar decisiones, que nuestra organización crezca en conocimiento al crear redes de comunicación e información que facilitan construir un proyecto común y compartido“.

– Pero nada sería posible si no se crean espacios de libertad, y se da confianza a las personas. “Las personas son responsables cuando se confía en ellas“. Según su experiencia, en general (puede haber excepciones lógicamente) las personas demuestran un alto nivel de responsabilidad cuando se les dan oportunidades y se confia en ellas. Más confianza y menos control.

– Subraya la importancia de generar conocimiento a través del trabajo en equipo y de la experiencia compartida. Según él, el conocimiento nos da seguridad y, también, es poder. Por eso es importante analizar cómo está repartido el poder en la organización. Debe procurarse una socialización amplia del conocimiento. Afirma que las personas que más problemas le han causado han sido precisamente “aquellas que se han creído y han ejercido de imprescindibles“.

– Otro aspecto interesante es su recomendación de compartir la información económica de la empresa con todas las personas que trabajan en ella

– Frente al virus de lo urgente que infecta a la mayoría de las organizaciones, él propone una organización orientada al futuro, que tiene ideas y quiere ponerlas en marcha, con ilusión y con capacidad de acción y riesgo. El proyecto compartido es algo esencial.

– El objetivo final es que las personas puedan decir y digan: “Me siento orgulloso de pertenecer a un lugar, a un proyecto, en el que, a cambio de desarrollar mis capacidades, mis habilidades, en compañía de otros muchos compañeros, aprendo, logro éxitos y consigo mis ingresos económicos“.

Fuente: administraciones en red