ibaaei20e.jpg

My space no sólo es en sí misma un ejemplo de empresa web 2.0 viable (sería más correcto decir que es una multinacional 2.0), sino que es la plataforma gracias a la cual miles de músicos de todo el mundo promocionan sus obras y contactan con otros grupos, compañias de discos y fans. Si hay un sector donde las palabras emprendimiento, creatividad y pasión por lo que se hace se encuentran presentes es sin duda en el de la música, y especialmente de la creada por jóvenes.

En apenas unos años myspace ha revolucionado, desde las redes sociales en la web, la industria musical y ha potenciado la cultura juvenil basada en la música.

Tradicionalmente las bandas y grupos musicales jóvenes, (un sector emprendedor como el que más pero que nunca se le ha prestado especial atención en las publicaciones de economía por considerarse residual) en España habían tenido que “buscarse la vida” mediante el boca a boca, los conciertos en su barrio o ciudad, los envios de maquetas a las compañías de discos o a los medios de comunicación….

Todo ello comenzó a cambiar hace unos años desde que sitios web sociales como myspace y (y también muchos otros) pusieron cualquier canción de cualquier grupo a dos clicks de distancia de nuestro ordenador.

La actual concepción de myspace nació en 2003 de la mano de Tom Anderson (29 años) y Chris De Wolfe (39 años). Pero en julio de 2005, viendo el éxito del sitio, el magnate Rupert Murdoch lo adquirió por 580 millones de dólares por considerarla una plataforma idónea como soporte publicitario.

En la actualidad tiene 300 empleados, con 200.623.371 usuarios (en septiembre de 2007) y su velocidad de crecimiento es de unos 230.000 usuarios al día.