Este es el tercer año que en EJECANT apostamos por una doble vertiente en nuestra oferta formativa: Por un lado, cursos más técnicos (contabilidad, formas jurídicas, fiscalidad…) que son siempre necesarios en la gestión diaria de una actividad empresarial y también antes de dar los pasos previos a la creación de una empresa, y por otro, acciones formativas que hacen hincapié en la innovación, en la búsqueda de nuevas perspectivas tanto en los modelos de gestión empresarial como en la forma de afrontar el trabajo diario, el emprendizaje y el intraemprendizaje.

Los modelos sociales, económicos, empresariales y laborales a los que las personas tendemos a acostumbrarnos no son estáticos, sino que están inmersos en un cambio permanente, sobre todo los que hacen posible la superviviencia de la actividad que modelan, sea esta del tipo que sea.

De ahí que necesitemos estar siempre atentos a los cambios de todo tipo que se producen cada día, tanto en nuestro entorno local como a nivel global, porque los cambios que suceden en otros lugares, tarde o temprano tendrán un reflejo a nuestro alrededor.

Durante mucho tiempo Cantabria no ha sido asociada dentro de España como una región cuyas gentes tuvieran un carácter emprendedor. Para iniciar cualquier proyecto novedoso y que resuelva necesidades que el mercado no cubre, es preciso en primer lugar observar y escuchar lo que sucede. Hay un dicho montañés que asegura que los pasiegos ven crecer la hierba y los trasmeranos la oyen. Es un buen punto de partida para fortalecer la cultura emprendedora de nuestra región.

Ya lo dijo un tal Heráclito; solo el cambio permanece….