Por Juan Pérez Torralbo

La responsabilidad social va adquiriendo cada vez más importancia en todo el mundo occidental desde hace algunos años. La gran mayoría de los países de nuestro entorno está de acuerdo en que alguien tiene que asumir alguna responsabilidad por cambios globales como la falta de recursos en muchas partes del mundo, problemas mundiales de salud, medioambientales o incluso la corrupción y la violación de los derechos humanos.

Esta motivación ha surgido paralelamente a la globalización, el desarrollo tecnológico y de nuevas demandas personales y sociales que nacen cuando las necesidades básicas están satisfechas. (Maslow o Inglehart ya lo habían analizado hace tiempo). Para muchos empresarios, empleados y profesionales resulta importante hoy en día crear valor para otras personas, encontrar soluciones a problemas de su entorno o de entornos más alejados.

En algunas empresas todavía se tiene en cuenta la responsabilidad social interna, es decir, se ofrecen beneficios únicamente para sus trabajadores, pero muchas otras optan por incluir la RSC como un valor añadido a lo que ofertan para todos sus clientes.También los usuarios o consumidores de servicios o productos tienen en cuenta estos aspectos para elegir una u otra marca.

Cada vez mayor número de organizaciones y empresas, especialmente las más avanzadas e innovadoras, prestan atención a la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), y reconocen la importancia de este aspecto para la consolidación de su imagen de marca y la atracción de líderes y empleados con alta cualificación. Además la implicación personal de estos trabajadores en el desarrollo de la organización o de la empresa resulta casi siempre mayor que la de una empresa que no contempla estos aspectos sociales.

Para que la RSC resulte útil e interesante, tiene que combinarse con la motivación, el enfoque proactivo y la fuerza que caracteriza otra tendencia cada vez en mayor auge: los emprendedores e innovadores sociales. Cuando todos estos aspectos van de la mano, la creación de nuevos vínculos con nuevos socios e inversores es otro factor clave a considerar.

Por todas estas razones y cambios que se han producido los últimos años, hemos incluido la RSC en la programación de junio de EJECANT 2008, esperamos que sea de vuestro interés.