Por Juan Pérez Torralbo

Ya que llevamos muchos meses con el “efecto Obama”, hoy vamos a escribir un post al respecto.

Todo el mundo parece llevar varios meses alabando sus virtudes. Algunos se centran todavía tras la victoria electoral (como si eso fuese lo verdaderamente importante en los cambios políticos más que el deseo de cambio de la ciudadanía) en alabar su campaña, pero el tiempo del marketing político, las continuas apariciones televisivas y la política ficción, afortunadamente acabó, y lo hizo bien, y dentro de poco comenzará el momento de la gestión y búsqueda de soluciones tangibles a los problemas reales, el reto en definitiva de la superación de la actual crisis, la mejora del bienestar y de los derechos sociales de la sociedad norteamericana en su conjunto. (quién sabe si también tendrá lugar una sustancial “mejora” del mundo…).

La Fundación Ewing Marion Kauffman, fundación para el apoyo de emprendedores, escribió recientemente una carta al omnipresente Barack Obama, que fue publicada en The Wall Street Journal y en su web, y enviada al futuro presidente de EEUU, en que se defiende el papel del emprendedor frente a la crisis actual.

Resulta muy interesante la propuesta que se hace al futuro presidente desde la esfera de los emprendedores para atajar la crisis:

Estimado Presidente-electo Obama,

En medio de la peor crisis financiera de las últimas décadas, todos nosotros necesitamos trabajar juntos para relanzar la economía de América. Afortunadamente, hay 600.000 nuevos contribuyentes económicos que están listos para ayudar.

Son los emprendedores americanos que comenzaron sus negocios en el 2008. De hecho, cada año cerca de 600.000 personas en los Estados Unidos comienzan un nuevo negocio, hombres y mujeres normales, de todas las edades, razas, y orígenes. Día sí y día no, sin fanfarria, están esforzándose en crear negocios que beneficiarán a ellos mismos y a sus familias, a sus comunidades, y a la economía en general.

Los emprendedores inventan, innovan, y mejoran los estándares de vida de la sociedad. Son los conductores del crecimiento y los creadores de empleos de nuestra sociedad. Casi la totalidad del crecimiento del empleo del sector privado en los Estados Unidos viene cada año de empresas ¡que tienen menos de cinco años!

Históricamente, esas nuevas empresas han sido motores vitales de la recuperación económica. Hay que pensar en Southwest Airlines, FedEx, Apple, y Microsoft, que fueron fundadas en épocas a la baja y nos ayudaron a superar pasadas recesiones.

Nuestra nación necesita hacer todo lo que pueda para ayudar a esos innovadores a hacer lo que mejor hacen. Porque los emprendedores de hoy – y los millones que seguirán sus pasos – sacarán a América de nuestros problemas económicos y nos pondrán de nuevo en el camino de la prosperidad. ”

Carta vista en Alianzo, y traducción del consultor Iñazio Irizar: