“Los jóvenes empresarios son quienes pueden y deben liderar los cambios para una nueva etapa que necesariamente debe comenzar a trazarse”.

Son palabras del Presidente de la Confederación Canaria de Asociaciones de Jóvenes Empresarios en la Clausura del XIV Congreso Nacional celebrado en Tenerife el 3 y 4 de julio. Esta reunión anual de empresarios ha estado caracterizada por la ilusión, la fuerza y las ganas de salir fortalecidos de la crisis. Los jóvenes líderes empresariales deben ser los representantes de un cambio en el modelo económico imprescindible para la economía española. Este congreso nacional en Tenerife recoge sus reflexiones en un documento con propuestas para salir de la crisis que el Presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se ha comprometido a elevar al Presidente del Gobierno de España.

Durante dos días 250 jóvenes empresarios de toda España han dialogado y reflexionado sobre las oportunidades empresariales que hay en nuestro país, localizando los sectores con mayor proyección y realizando contactos que mejoren la situación competitiva de sus empresas. El Presidente de CEAJE, Patricio Rodríguez – Carmona, ha reclamado a las administraciones que “apoyen decididamente al mundo de los jóvenes empresarios profundizando en el proceso de simplificación burocrática, reduciendo impuestos, apoyando con incentivos y recursos la I+D (especialmente en la pyme); y por encima de todo, fomentando y difundiendo mensajes y valores tendentes a favorecer la aparición de vocaciones empresariales”. Para el Presidente de CCAJE, Luis González, los empresarios tienen ante sí un reto más que un problema. “No somos un problema, ni el origen del problema, somos un elemento fundamental para su resolución. Por eso no hemos venido a lamentarnos, sino a mejorar nuestra formación e intercambiar experiencias”.

LA HORA DE VOLVER AL OPTIMISMO

El XIV Congreso Nacional de Jóvenes Empresarios se ha caracterizado por el optimismo y la ilusión por conquistar el futuro que han transmitido los participantes y ponentes en un tiempo en el que la palabra optimismo había quedado bastante olvidada. Sin embargo, la nueva generación de empresarios está convencida de que hay oportunidades de futuro, solo hay que saber aprovecharlas correctamente. El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, aseguró que “hemos apagado el incendio y ahora hay que refrescando con agua para que enfríe”. Según Díez, quedan dos o tres años de digestión de la actual crisis, pero considera que las medidas que se han tomado están dando efecto y hay que tener una mirada positiva. “Los jóvenes empresarios serán los encargados de, una vez extinguido por completo el incendio, proponer nuevos modelos”, aseguró el economista.

Fuente : Emprendedor Universitario