youth
Por Juan Pérez Torralbo

Parece que de vez  en cuando es conveniente recordar nuestra razón de ser.  La verdad es que resulta dificil ignorar en los tiempos que corren la importancia que tiene la creación de empresas, incluso para “salir del paro”, obviamente emprender requiere preparación y trabajo, pero los/las emprendedores/as constituyen una parte clave de la economía y buena salud de un país.

La actual crisis y el aumento del desempleo han tenido como consecuencia que el autoempleo sea cada vez más una opción para muchas personas y a su vez una fuente fundamental de creación de empleos para toda la sociedad. Los emprendedores son el germen de cualquier economía dinámica, innovadora y creadora de riqueza para toda la ciudadanía.

El emprendizaje es la llave para una mejor calidad de vida, para más y mejores empleos, y ser una persona emprendedora es también un reto que puede estar lleno de satisfacciones personales y profesionales. Emprender no solamente tiene que ver con “hacer dinero” sino con conseguir que nuestra sociedad y nuestro entorno respondan mejor a los retos del mundo actual.

Se trata también, aunque pueda parecer dificil, de poder realizar nuestros sueños e ideas, de todo un estilo de vida y sobre todo se trata de un ejercicio de responsabilidad, que influye tanto en nosotros como también en otras personas. Y además puede ser ilusionante y  divertido. En muchos casos no tenemos que buscar ocurrencias complejas, las ideas emprendedoras pueden ser en ocasiones muy sencillas, pero muchas de ellas incluso han cambiado el mundo.

Necesitamos por lo tanto redoblar el esfuerzo para crear una verdadera cultura emprendedora, de la innovación y la calidad en nuestro entorno, comenzar a considerar el riesgo y los errores que un emprendedor/a pueda cometer como algo positivo que sirve para aprender, y elevar el nivel educativo de las personas jóvenes, que son al fín y al cabo quienes van a empezar a poner las nuevas bases de una sociedad que mejore constantemente sus estándares de vida y de bienestar para todos y todas.

Evidentemente, crear una empresa o buscar trabajo por cuenta ajena se trata de una decisión personal, pero una decisión que hay que tomar sabiendo que tenemos varias opciones y conociendo las características de cada una.