Estamos ya en el mes de junio y parece que fue ayer cuando rellenaba a toda prisa mi solicitud para formar parte de la experiencia Yuzz en Cantabria. Sin saber muy bien cómo ni cuándo hemos llegado a los días clave del programa. Y es que la agenda se aprieta por momentos: el lunes 13 el resumen ejecutivo, el martes 14 el I Encuentro Nacional de Jóvenes Emprendedores Yuzz en Madrid, ocho días después la presentación ante el jurado… y antes ¡habrá que hacer una prueba de la exposición en público!

La carga de trabajo y los nervios se reparten a partes iguales, pero es momento de respirar profundo, reflexionar y mirar orgullosos atrás y confiados adelante. Casi todos llegamos muy verdes a Yuzz y ahora estamos en disposición de contar a expertos nuestro plan de empresa, mostrar nuestros primeros avances e ilusionarnos con el futuro que se nos presenta, ¿quién nos lo hubiera dicho hace no tanto mientras estábamos sentados solos en nuestras habitaciones elucubrando si todo esto sería posible? Los agobios de última hora son normales, todos queremos pulir hasta el último detalle de nuestro plan, resumir sin olvidarnos ni un dato clave y dejar todos los cabos bien atados.

Intentar que nuestras empresas y nuestras presentaciones queden grabadas en la retina y, sobre todo, sentir que hemos hecho todo lo posible para que en esta recta final del programa todo sea un punto y seguido. Que esa presentación y ese plan no se queden ahí para el recuerdo. Que sean los primeros de muchos, que cada vez vaya a mejor, que delante tengamos a clientes, a business angels… y que la gente confíe en nuestra idea, en nuestro proyecto, en nuestro duro trabajo. Muchas propuestas de compañeros y las mías propias han ido modelándose de unos meses a ahora, y también nosotros mismos.

Hemos ganado en seguridad, en conocimientos y nos hemos animado los unos a los otros. Aunque sólo uno de cada centro vaya a viajar a Silicon Valley, y aunque suene a tópico, todos los que el día 22 hagamos nuestra presentación, salga bien, salga regular, seremos ganadores. Y esto no será la recta final de nada, sólo un principio de nuevas aventuras y de futuros éxitos.

Juan Hernando García – Yuzz Cantabria –